Reportajes. Noticia ampliada

Geofísica, una práctica herramienta al servicio de la industria extractiva

17/08/2007

Las empresas pueden conocer las zonas más propicias para realizar sus tareas gracias a esta disciplina científica

Geofísica, una práctica herramienta al servicio de la industria extractiva Elegir la zona más propicia para obtener minerales. Es el gran dilema al que se enfrentan las empresas dedicadas a la extracción de áridos, que han de realizar una importante inversión antes de optar por uno u otro terreno.

Aunque no sea el único, uno de los detalles que más influyen en la decisión final tiene que ver con las existencias de material explotable que existe en el yacimiento.

Los costes necesarios para realizar estos trabajos iniciales añaden presión a las firmas para encontrar la zona con mayores posibilidades. En caso contrario corren el peligro de sufrir una pérdida económica difícil de superar.

Como en muchas otras áreas, la tecnología ayuda a simplificar la tarea y a atinar en la elección de la zona de la que se obtendrán los áridos. Los métodos geofísicos han alcanzado en los últimos años una mayor fiabilidad que otros procedimientos, como los sondeos o las catas tradicionales.

Estos sistemas guardan una característica común: son técnicas de carácter indirecto empleadas para el estudio del subsuelo, que arrojan resultados fiables dentro de ciertos rangos de profundidad.

El hecho de que no se actúe de manera directa en el terreno añade ventajas adicionales a estos métodos. Los daños que sufren las zonas de estudio son imperceptibles en comparación con los que provocan las catas.

Los resultados que se logran en estos últimos casos, además, son fácilmente observables por cualquier persona ajema a las labores, mientras que con los sistemas geofísicos se preserva la confidencialidad de los datos.

Ya sea en yacimientos de áridos naturales en los que predomine su naturaleza arcillosa o en formaciones rocosas, la geofísica cumple su cometido con una alta efectividad. Los principales métodos exploran las posibilidades de la resistividad eléctrica del terreno. En función de las necesidades y de las posibilidades de las compañías, existen tres procedimientos principales que se basan en ella.

En primer lugar aparecen los sondeos eléctricos verticales (SEV). Permiten determinar la distribución de la resistividad eléctrica del terreno en la vertical de un punto, por lo que puede considerarse un equivalente tecnificado de los sondeos convencionales. Los resultados se desvían de la realidad si la zona no está constituida por capas planas demasiado extensas, y su fiabilidad máxima apenas alcanza unas decenas de metros.

Los sondeos electromagnéticos de dominio de tiempos (SEDT), por su parte, proporcionan resultados similares a los anteriores, aunque gracias a su mayor focalización aumenta de manera notable su precisión. Este hecho ofrece la posibilidad de analizar la zona a profundidades de centenares de metros.

Por último, la tomografía eléctrica ofrece a las compañías un avance más que significativo. Mediante el uso de un dispositivo lineal de electrodos en contacto con el terreno, permite detectar las discontinuidades, tanto horizontales como verticales, en la distribución de su resistividad eléctrica, sin que para ello influya la morfología y la disposición con la que cuente.

La interpretación de los resultados debe realizarse teniendo en cuenta diferentes factores de la composición del terreno. Por ejemplo, la cantidad de componentes arcillosos con los que cuenta, así como la saturación de agua o su temperatura, influyen de manera determinante en la resistividad eléctrica que ofrezca el suelo.

Volver

Parque Tecnológico de Castilla y León. Calle Jerónimo Muñoz nº4 · Boecillo (VALLADOLID). Tel. 983 54 65 99 y Fax: 983 54 81 38
© Copyright 2006 Cosmomedia | Avisos legales | Teclas de acceso rápido | RSS
Logo Piedra Natural Logo de la Federación Española de la Piedra Natural Logo de La Agencia de Inversiones y Servicios de Castilla y León Logo de la Junta de Castilla y León Logo del programa ARTEPYME Logo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio Logo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional