Reportajes. Noticia ampliada

La conservación de las canteras también se extiende al momento de su cese de actividad

03/11/2006

La preservación del entorno se encuentra en la agenda de un creciente número de empresas extractivas

La conservación de las canteras también se extiende al momento de su cese de actividad El crecimiento de las ciudades de cualquier lugar del mundo sería imposible de no contar con un constante abastecimiento de materiales de construcción. Entre ellos, algunos de los más empleados son los diferentes tipos de piedra natural, que tienen en las canteras su lugar de origen.

Nadie duda de la importancia que estos lugares representan para la industria de una economía desarrollada, ni de la conveniencia de su explotación. Sin embargo, son muchas las voces que advierten acerca de los perjuicios que pueden ocasionar al medio ambiente e, incluso, a la salud de los ciudadanos.

Por este motivo, la responsabilidad de las firmas implicadas en esta actividad ha de ser máxima. Los empresarios deben ser conscientes del potencial daño que implica la utilización de maquinaria pesada y de un elevado gasto energético.

Para conseguir una cantidad significativa de material es preciso remover una extensa área de terreno y capas cada vez más profundas del sustrato rocoso. Tras un largo período de tiempo, resulta inevitable generar depresiones artificiales que provocan consecuencias en el entorno.

La acción de las industrias extractivas es capaz de modificar la topografía que rodea a la cantera, pero también la dinámica hidrológica, al secar o desviar torrentes y cañadas próximas. Además, provocan una gran actividad de sedimentos en suspensión que terminan disolviéndose en los ríos y provocan un deterioro en su calidad.

Pero estas posibles desventajas tienen su continuación una vez que el yacimiento ha dejado de explotarse. Y es que, en demasiadas ocasiones, el abandono se produce sin ningún plan alternativo, y estas zonas terminan sirviendo de improvisados vertederos para las poblaciones cercanas. La falta de una vigilancia exhaustiva provoca esta situación.

Por esa razón resulta necesario, durante la elaboración del diseño de una cantera, integrar las necesidades de las empresas con las políticas y requerimientos de gestión impuestos por las autoridades. Es imprescindible conseguir que las operaciones se realicen en condiciones óptimas de salubridad y seguridad.

De la misma forma, la rehabilitación de las minas agotadas y abandonadas debe aparecer en las agendas de compañías e instituciones. Lograrlo de manera eficaz requiere de programas específicos diseñados con la clara voluntad de cumplirlos en su momento. Existen varios principios que rigen un correcto proceso de restauración del entorno.

Así, ha de formar parte integral de la actividad extractiva. Los trabajos desempeñados en la cantera deben realizarse teniendo en cuenta la degradación que puede causar, con el fin de limitar en lo posible el impacto.

El plan elaborado por las firmas para alcanzar ese objetivo tiene que contar con objetivos a corto y a largo plazo. Además, será lo suficientemente flexible como para adaptarse a una posible modificación.

La rehabilitación de la superficie debe realizarse en consonancia con las características de la zona, y resulta imprescindible prevenir tanto la erosión acuática como la eólica durante el proceso. Por último, los responsables de llevar adelante este proceso procurarán una cobertura vegetal permanente, autosostenible y productiva en el entorno en el que antes se levantaba la cantera.

Volver

Parque Tecnológico de Castilla y León. Calle Jerónimo Muñoz nº4 · Boecillo (VALLADOLID). Tel. 983 54 65 99 y Fax: 983 54 81 38
© Copyright 2006 Cosmomedia | Avisos legales | Teclas de acceso rápido | RSS
Logo Piedra Natural Logo de la Federación Española de la Piedra Natural Logo de La Agencia de Inversiones y Servicios de Castilla y León Logo de la Junta de Castilla y León Logo del programa ARTEPYME Logo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio Logo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional